Inicio Enlaces
  ACTIVIDADES / ANTERIORES


<<volver

Tango-Danza en Hospitales Públicos y otros espacios asistenciales

Experiencias realizadas desde el año 2004 en el Hospital Alvear de Emergencias Psiquiátricas y el Hospital Tornu Gral. de Aguados ambos en la Ciudad de Buenos Aires. En la Sala de Adolescentes y en la Sala de Cuidados Paliativos respectivamente.
El equipo compuesto de psicólogos, psiquiátras, médicos clínicos, usicoterapeuta y danzaterapeuta efectuaron Talleres operativos cuyo objetivo es aliviar el padecimiento de Pacientes y familiares con el Tango como vínculo entre lo corporal y vivencial.

Desde el 2004 insertamos el tango en el contexto hospitalario, posibilitando, entre otras cosas descriptas a continuación, devolverle a la comunidad algo que le es propio.
El taller realizado en el Servicio de Adolescencia del Hospital para Emergencias Psiquiátricas T. de Alvear, Bs As. Argentina, fue coordinado por el Lic. Ignacio Lavalle Cobo y la profesora de Tango Lysandra Ozino Caligaris , con la cooperación del acompañante terapéutico Natalia Schmeil y la dirección del Dr. Norberto Buchsbaum. Y el Dr. Eduardo Garin. Fue integrado tanto por pacientes del servicio como profesionales. Actualmente se realizan una vez por mes.

Los objetivos se centran en despertar el interés ó motivación sobre una actividad corporal y expresiva, ligada a lo socio-cultural, hacia la integración social. El movimiento realizado en el baile estimula el armado del cuerpo, la tarea requiere que el sujeto localice y utilice aquellas partes que puedan estar aquejadas por su sintomatología. Logrando que parte de los síntomas cesan sus efectos sobre el paciente y hace que alivien su padecimiento: "cuando bailo el tango, no escucho voces" comentaba W. un paciente aquejado la mayor parte del día por alucinaciones auditivas que le pedían que se matara.

El contacto pleno con el otro brinda la posibilidad de su reconocimiento (por ende, del reconocimiento mutuo) y el enlace con el aspecto socio-histórico-cultural propio de toda inmersión en el folklore. El anclaje en el aspecto cultural le propone al paciente la posibilidad de hacer lazo con los pares e incluso inmiscuirse en las actividades cotidianas del mundo exterior: "profesor; el otro día averigüé para tomar clases en una sociedad de fomento del barrio" nos informaba M. una paciente con problemática antisocial a lo cual, en las semanas subsiguientes, efectivamente comienza a tomar clases de tango fuera del contexto hospitalario.

Desde lo propiamente dancístico se estimula el funcionamiento de: la coordinación motriz, la organización temporo-espacial, los mecanismos atencionales, detectar el estímulo - decodificar y procesar la información y organización de la respuesta, la memoria de trabajo, el procesamiento de la información, planificación y anticipación.
Provoca la comunicación verbal y grupal. Desarrolla habilidades de relación social y el vínculo con su par. Restablecer vínculos con los demás y brinda herramientas para en su futuro poder insertarse en actividades socio-culturales y comunitarias. Fomentar la autoestima mediante la creatividad.

El Abrazo actúa como una vía regia de contención entre los compañeros. Estas características relacionadas con el cuerpo, la memoria y la grupalidad son sólo obtenidas mediante la continuidad a mediano y largo plazo en el tratamiento combinado (sobre todo son fomentadas desde el "hacer") de las patologías psiquiátricas, pero que reúne el tango en sí mismo como posibilidad potencial de amplificación específica.

Por otro lado obtuvimos la experiencia, también desde el año 2004, realizada en el Hospital Tornú, servicio de Cuidados Paliativos (CP), Bs. As. Argentina, a cargo del Lic. Ignacio Lavalle Cobo y de la MTP Luz Castiñeiras, los profesores Marisa Carratini y Guillermo Lugrin, con la dirección de la Dra. Mariela Bertolino.
HOSPITAL ALVEAR
HOSPITAL TORNU
HOSPITAL DE CLINICAS
HOSPITAL BORDA

Los objetivos y logros en este encuadre son idénticos a los propuestos en el H. Alvear pero con un sesgo hacia el procesamiento del duelo, dado el contexto, que centra su actividad en cuidado del paciente crónico en su
tramo final. Integramos también a todos los pacientes y profesionales, incluyendo familiares y acompañantes de los pacientes.
Comprobamos una vez más que el tango es memoria y afecto puesto de relieve sobre la expresión de las almas, aunándolas en una sola voz común de amor y dolor: entre otras, se realizan técnicas de asociación de un tango o una
orquesta con un paciente determinado, y cuando fallece, se danza al compás de la misma, alcanzando una catarsis emocional, recordándolo. Lo mismo se hace con cada persona que integra el grupo, con lo cual se logra una
identificación y sentimiento de pertenencia que tiene su raíz en lo propio cultural.

De ahí es que intuimos y observamos su capacidad de procesamiento del duelo a través del juego, recordando alguna melodía o frase de un ser querido, ligándola a él. Los resultados son: la inserción de familiares de pacientes
fallecidos a una nueva red de contención, dentro del grupo en donde se realiza la actividad o por fuera, a través de las milongas.
Sabemos de una paciente, G., que ha conseguido un amor en un recinto tanguero, por ejemplo. Otra integrante del grupo, D., que se ha dispuesto a semejante empresa y se prepara para asistir a los bailes con clases particulares, adquiriendo zapatos nuevos de baile.

Otra de las manifestaciones que podemos apreciar son el contacto y la recuperación de la imagen corporal de los pacientes, prácticamente nula:
"cuando bailo tango siento correr la sangre por mis venas, ya no necesito más terapia, necesito tango" decía S. de 40 años, de estatura media, pesando 36 kilos, con un cáncer muy avanzado. En general, tanto los pacientes como el resto de los integrantes se muestran, encuentro a encuentro, con un arreglo personal (maquillaje, ropa, etc) más producido y prolijo, siendo notables los cambios en este aspecto.

También observamos a la actividad como factor de reducimiento del burn-out en los profesionales (siempre sobre exigidos en las tareas): muchos de éstos manifiestan que tan sólo por pasar 10 mins. por el espacio de tango ya
sienten una renovación energética para el resto del día. O el simple hecho de saber que el grupo esta presente en el servicio ya les produce alivio. La tarea que ellos realizan, siempre ligada al dolor y a la muerte, produce un
desgaste inminente y es a través de este tipo de actividades en dónde pueden por un momento contactarse con ellos mismos y con los pacientes y familiares, desde otra perspectiva, en un nivel distendido y horizontal.

A estas actividades se suman otras, también con idénticos objetivos
asistenciales:

• Con jóvenes con necesidades especiales (Síndrome de Down),
• Con pacientes mayores con Síndrome de Parkinson, en el Hospital de Clínicas de la Ciudad de Bs. As.
• Con personas no-videntes.

Todas estas actividades, al momento, no perciben ingresos, a pesar de los
reiterados proyectos presentados en distintas entidades públicas y no
públicas para su apoyo.

www.psicotango.com.ar // TE (54-011) 4867-5793 // 4896-4571 // Bs.As. - Argentina