Inicio Enlaces
 ESPACIO PARA COMPARTIR / ARTICULOS

<<volver
El Tango Emociona

Observando atentamente una pareja bailando tango se ve, se puede percibir, más que un cuerpo moviéndose al compás de la música....se transparenta el alma... toma forma.

Las emociones invaden a la persona danzando, a la pareja. La alegría, la risa, el gozo, el placer, el entusiasmo, el optimismo, la jovialidad ... entre otros tantos sentimientos de bienestar les van marcando el compás.

Creemos que, así como las emociones negativas escriben en los cuerpos su historia dramática, las emociones positivas que desencadena el Tango nos ponen en un lugar desde donde podemos caminar hacia ese poder ser, lo que actualmente no somos .

Sustentamos que danzando tango los pensamientos se evaporan y las emociones ganan un lugar de privilegio, la pasión nos invade y resulta placentera para nuestro Yo invadido por la alegría que lo cura.

El sentimiento de autoestima, se acrecienta, nos sentimos seguros de haber cumplido con los mandatos del ideal desapareciendo la culpa y todos los sentimientos negativos que ella trae aparejados.
Transcribimos ahora definiciones que nos ayudan a comprender mejor: "alegría" que significa "grato y vivo movimiento del ánimo" (Real Academia Española, 1950). Proviene de "alegre", y éste del latín alecris, que significa "vivo, animado". Entre sus sinónimos están "dicha, felicidad, gozo, placer, risa, júbilo, exaltación, buen humor, entusiasmo, optimismo, regocijo y jovialidad" (Sainz de Robles, 1979).

Sustentamos la postura de que danzando Tango una de las emociones que
prevalece es la alegría. Aunque parecen serios, los danzarines no pueden ocultar
una sonrisa que se les escapa por la comisura de los labios.

En la danza del tango es posible concienciar los afectos sin intermediación
de la palabra. Se "viven" las emociones, se escriben en esos cuerpos que
se sienten energizados y rejuvenecidos.

Podríamos decir que el Tango se inscribe como un detonador de las
emociones que excitan, dentro de las cuales se destaca la alegría.

El objeto Tango es fuente de emociones placenteras, de allí la atracción
que ejerce sobre los que lo practican, ya que es un dispensador de placer.

Decimos que "amamos" el tango ya que promueve todas esas emociones positivas.
Algunos milongueros aseguran que bailar Tango produce "adicción". Algo así como que el que probó la sensación de plenitud, de alegría y asimismo de melancolía que produce ese estar amarrado al otro danzando en libertad , necesita volver como un amante arrepentido.

Lic. Mónica Peri

 
Imagen: Pintura de Estela Bartoli


www.psicotango.com.ar // TE (54-011) 4867-5793 // 4896-4571 // Bs.As. - Argentina